¿Me da mi calaverita?

Los niños son parte importante en la celebración de los fieles difuntos, se inician pidiendo la calaverita; para ello se preparan las calabazas con ojos, nariz, boca y una vela encendida le dará el toque de luz.
Para el primero de noviembre, llegan las almas de los inocentes difuntos a comer y divertirse con sus jueguitos, mientras los vivos recorren las calles en grupo, disfrutando de las risas y sus dulces.

Fotografía: Eloy Valtierra